Una Postal

¿Desde cuándo dejaste de ser una persona para convertirte en la sombra de decisiones ajenas?. ¿En qué momento pasaste de ser alguien a sólo una imagen? Porque fue más cómodo olvidar los buenos momentos y refugiarse en respuestas tontas. ¿Está muriendo algo? No dudo que haya existido, que exista aún; pero ya eso no es una respuesta reconfortante. Cansa, al igual que la lista de excusas y negativas de cada día.

No es momento de buscar culpables, más bien de actuar. De salir y gritar, de salir y pelear. Ya te has convertido en una postal, una foto para el recuerdo, un protector de pantalla. Una imagen estática, algo que no habla, que no se si siente, que no se si existe. De la misma forma que iluminabas, hoy oscureces; y ahora los ánimos y las ganas son otras. Todo ha cambiado, sin decir que ha mejorado, como parecía tiempo atrás.

Así de simple y sencillo, ahora eres una postal, con muchas notas detrás, pero la tinta se corre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *